Sobre los nuevos cambios que vais a ver

Lo sé, cada cierto tiempo tengo que crear una de estas entradas porque llevo demasiado sin actualizar el blog. Es culpa enteramente mía; demasiado a menudo me cuesta encontrar qué decir y, a la espera de poder hacer una entrada realmente significativa, lo voy dejando y dejando. Pero esto no seguirá así; van a llegar cambios.

He decidido usar más el blog como una herramienta de expresión, no tanto a nivel literario (para eso sigo subiendo los relatos) si no a nivel creativo. Los últimos meses he dedicado mucho tiempo y energías a intentar comprender cómo se realiza el trabajo creativo y de qué maneras se puede hacer más sencillo o sistemático. En parte ha sido por el trabajo que estoy desarrollando como profesor con Factoría de Autores en los cursos de personajes, pero también porque creo que hay muchos campos de donde los autores podemos aprender.

Jugando para aprender a trabajar

Para mí uno de esos campos han sido siempre los juegos de rol. Sé que no parece serio; debería hablar de teoría narrativa y esas cosas, pero no puedo evitar sentir, cada vez más a menudo, que toda la parte analítica nos aleja del hecho en sí de contar una historia y hacerla interesante a tu público. Y cuando estás narrando una historia con personas reales interpretando a sus personajes, se consigue una comunicación y una interacción que nunca he sentido ni leyendo ni escribiendo ningún libro.

El énfasis que tienen hoy en día los juegos más narrativos refuerzan esa idea, cómo un grupo de personas pueden participar activamente para desarrollar una historia, en hacerla lo más vívida e intensa para todos. Tal vez por eso uno de los proyectos en los que he estado trabajando ha sido en adaptar el Sistema Fate, no como una herramienta de juego, sino de trabajo. Por ambicioso que parezca, me gusta la perspectiva de estar desarrollando un método de trabajo propio y tengo fe en que sea algo que pronto podré compartir con todos vosotros.

Creación de mundos

Otro aspecto de la creación literaria en el que he estado trabajando mucho ha sido en el Worldbuilding. Al principio solo para poderlo entender y aplicar, luego para intentar encontrar mi propia manera de utilizarlo. Y al hacerlo de nuevo los juegos de rol han vuelto a mi cabeza. Cada juego implica cientos, tal vez miles, de horas de trabajo en crear una ambientación, no solo que resulte interesante para el lector, sino que los directores puedan hacer que cobre vida. Mundos que compiten en imaginación y ambición con las mayores y mejores obras de ficción. Hay tanto que siento que podemos aprender allí que, a parte de hablar sobre el worldbuilding en general y sobre mi propia experiencia, no puedo evitar sentir que quiero analizar con detalle cada ambientación que caiga en mis manos. No seré la primera persona que hable de juegos de rol en su blog ni que haga análisis de ellos, pero sí sé que es algo que me apetece hacer.

Además, para los artículos sobre Worldbuilding voy a contar con ayuda de gente del mundo de la literatura y del rol y de otras disciplinas que compartirán con todos su visión de lo que es necesario para crear un verdadero mundo.

Y esos cambios… ¿Para cuándo?

Pronto. No me atrevo a decir más porque me conozco y sé que me cuesta convencerme que tengo algo interesante que decir. Pero son cambios que quiero hacer y mantener en el tiempo. Algunos artículos están escritos. Otros están en proceso. Pero creo que más pronto que tarde empezarán a llegar de manera más o menos regular. Así que, esperad cambios.

Por cierto, el día 23 estaré en la librería Gigamesh dando una charla con Concha Perea, mi profesora. Si estáis por Barcelona en esas fechas, ¡aprovechad y pasaos a saludar!