Nuevo Relato: Diario de Ark (III y Final)


Estos están siendo días agridulces. Tengo una buena noticia; la planificación de la novela está terminada y tengo por delante un mes para dejar reposar el proyecto mientras me concentro en la convocatoria de Ácronos. También hay noticias malas; no han escogido mi relato para el concurso de ciencia ficción de Ediciones Carlinga. Perder es siempre un golpe que te hace vacilar, que hace que te plantees si vale la pena lo que haces, si algún día todas las horas que dedicas a esto darán algún fruto. También hace que te plantees tu valía como escritor, si eres lo bastante bueno para que te publiquen, para salir de la legión de noveles que intentan desesperadamente de destacar en este mundo tan duro y competitivo.

De todos los miedos e inseguridades que comparto con los escritores que conozco, el que más me tortura es no saber si soy lo bastante bueno. Tal vez no tenga talento y todo lo que haga es una absoluta pérdida de tiempo. Eso me aterra, porque puedo entender que hay un gran factor suerte en alcanzar la meta de publicar, pero odiaría que algún día tuviera esa oportunidad, que la persona adecuada tuviera mi manuscrito en la mano, por fin después de tanto tiempo luchando y… Y no estar a la altura.

Pero aún así me siento escritor. Y quiero mejorar. Necesito mejorar para poder alcanzar mi sueño si alguna vez se presenta la oportunidad. Quiero conseguir que esa oportunidad aparezca ante mí gracias a mi esfuerzo y mi talento.

Ya basta de autocompasión. Esta tarde empezaré a trabajar en el relato de Ácronos y ¡quiero sacar lo mejor de mí mismo!

De momento os dejo la conclusión de las peripecias de Ark y su grupo, la crónica de las aventura de Esteren que jugué con mi grupo de rol. Espero que os guste, aunque debo reconocer que el final resultó bastante deprimente y desolador.

 Relato: Diario de Ark (III y Final)